martes, 12 de abril de 2011

¿Diferencias?


Siempre había pensado que dos personas que han nacido de los mismos padres, que han vivido bajo las mismas circunstancias y que han sido criados de más o menos la misma manera, no podían ser tan diferentes. Que de una u otra manera, sus reacciones, gustos y formas de ser deberían hasta cierto punto parecerse.

Pero toda esta teoría mía se ha venido abajo después de que nació mi muñequito menor, que diferente es al muñequito mayor y no hablo del físico (del cual son parecidisimos a papi); hablo de su forma de ser, tan diferentes y tan únicos. Mientras mi muñequito mayor desde que nació ha sido supertranquilo, adorable, noble (aunque este entrando en esa adorable edad que llaman pre-adolescencia) y muy pero muy juicioso; el muñequito menor es todo lo contrario, una tromba, es inquieto, pícaro, le gusta estar en movimiento todo el tiempo, sacar los trastos, molestar a su hermano y un poco de mal genio... pero lo que tienen en común es que son muy tiernos y llenan mi vida de felicidad.

Por otro lado, mi muñequito menor tiene una diferencia muy grande con el mayor... adora a su papá y él es su vida entera, eso me hace muy feliz pero no puedo negar que cuando llegamos a casa después de un largo día de trabajo y al verme lo primero que hace es preguntar por su papá, siento que se me parte un poquito el corazón.

No les pasa a ustedes lo mismo?


Multi-styled Text Generator at TextSpace.net

4 comentarios:

Nuria dijo...

Yo no tengo hijos así que no puedo opinar como madre, pero sí como hija y hermana. Somos tres hermanas, nos llevamos muy poco, pero cada una es diferente, de todas formas creo que no recibimos exactamente la misma educación, según sea el hijo los padres tienen que actuar y educarlo de una forma u otra, aún cuando quieran transmitir los mismos valores.
Besosssssss

Luna. dijo...

La verdad es que si son diferentes cada uno de los hijos. Yo tengo tres, Nuria lo sabe, y sobre todo los dos pequeños, que se llevan un año y medio, son exactamente la copia de los tuyos. Uno tan aplicado, tan cabal y el otro tan pallaso, brutote e inquieto. EL mediano, ahora tiene 5 años y antes y sin saber porque, tenia devocion por su papi y me sentia a veces como tu comentas.
Pero ahora, desde que trabajamos desde casa los dos y comen en casa al mediodía con nosotros, parece que se le ha pasado y es muy cariñoso con los dos por igual.
La verdad que cada uno, educándolos igual, son diferentes por sus personalidades que les hacen únicos y especiales.
De todas maneras, no me puedo quejar de mis tres soles.
Un abrazo!!

Andrea dijo...

Nuria.. tienes razón, creo que los padres educamos un "poco" diferente a cada uno de los hijos, dependiendo si es más grande o más pequeño; igual creo que los menores usualmente son m´s consentidos que los demás. Un beso!!
Luna.. pues yo tampoco me puedo quejar de mis muñecos, es sólo que a veces me da como tristeza que no sea sólo para mí, mi muñequito.. espero se le pase pronto.. y tienes razón en que la diferencia es lo que nos hace y los hace únicos y especiales. Un besazo!!

Tani dijo...

Es muy pequeño, creo que su caracter aún está en formación y, claro, con tu presencia, ayuda y cuidados seguirá cambiando. ya lo verás. No te pongas triste por que ahora prefiere a su padre, con el tiempo verás que los ama a los dos.

Por cierto, si no tiene inconveniente te pondré en la barra lateral junto con otros blogs amigos, así seguro ganas visitas y te conoce más gente.

Abrazo!