viernes, 7 de octubre de 2011

Esos días VI... momentos dificiles

Después del nacimiento del muñequito decidimos que cada uno seguiría viviendo en la casa de sus padres ya que no teníamos la capacidad económica de dar un hogar digno a nuestro niño y así empezó otra época en mi vida, la de ser madre aunque debo reconocer que no tenía ni idea cómo hacerlo y distaba mucho de ser una madre medianamente buena para mi pequeño. Continúe asistiendo a la universidad mientras mi peque era cuidado por mi madre, a quien nunca podré agradecer todo lo que ha hecho por mis hijos, mi familia y por mí (gracias ma!!).

A partir de ahí inició un momento muy difícil, peleas con mi muñeco (que quería seguir siendo un adolescente universitario de fiesta en fiesta), peleas con mis padres y una total apatía a la carrera que estaba estudiando (me di cuenta que no me gustaba en lo más mínimo)... lo único que daba un poco de ilusión a mis días era mi niño que crecía a pasos agigantados y quien siempre me esperaba con una sonrisa, un beso y ese "mamá" que te corta la respiración y te devuelve las esperanzas en la vida.

Así llego el 2002 y después de una pelea de las grandes con mis padres (que siemrpe quieren fastidiar a los hijos), tomamos la lógica decisión que tomaría un joven desubicado e inmaduro, irnos a vivir juntos sin tener trabajo ni la más mínima idea de cómo ibamos a vivir, pero lo hicimos; pasaron seis meses, los seis meses más duros de mi vida a nivel económico pero llenos de amor, y al cabo de este tiempo llenos de deudas y con el corazón destrozados decidimos que lo mejor para el pequeño era volver a la casa de nuestros padres y prepararnos mejor para volver a ser una familia... y así lo hicimos.

4 comentarios:

Nuria dijo...

Era una situación difícil que creo que llevasteis de la mejor forma posible.
Cuando nos hacemos mayores muchas de las cosas que nos dicen nuestros padres nos parecen mal y a veces, desoyéndolos nos lanzamos al vacío y nos equivocamos, pero creo que esa es la forma de aprender.
Un besito

Ana Pepinillo dijo...

Me alegro de que te dieras cuenta de ello, aún estamos esperando que mi hermano vuelva a casa, así no podrá mantenerse ni él ni ella ni el niño...

La Maripili dijo...

Valiente, marikeka! sabia decisión.
quiero más!

Andrea dijo...

Nuria:
Efectivamente, siempre he creído y ahora más que nadie aprende de las experiencias de los demás, los errores son los que nos hacen más fuertes..
Ana:
Ojalá tu hermano tome conciencia pronto, a veces uno cree que eso es como una derrota cuando es una oportunidad de coger ánimo y hacer las cosas mejor...
Maripili:
Efectivamente, una de las pocas buenas decisiones que tomamos hasta ese momento, pero vienen más aventuras jajaj
Un beso a todas...