martes, 25 de octubre de 2011

Dormir o no dormir... esa es la cuestión

 A partir de la lectura de un post en el blog de Fany, me he puesto a pensar cómo ha sido el dormir de mis hijos y he concluído que en este tema como en tantos otros son polos opuestos.

Cuándo nació mi muñequito mayor, viviamos en casa de mi madre por lo que no teníamos mucho espacio, los primeros días dormimos juntos pero eso era un decir porque yo maldormía las noches pensando en ahogarlo, a los dos meses aproximadamente compramos un corral y yo dormía al bebé y luego lo pasaba allí... mi niño duerme toda la noche desde los 2 meses. Cuando creció y no lo podía poner en el corral empezó nuevamente a dormir conmigo hasta que nos mudamos a nuestra propia casa hace unos 4 años, allí sin ningún problema empezó a dormir en su cama.



Pero mi muñequito menor es otra historia, cuando nació le teníamos lista su cunita al lado de nuestra cama, así cuándo se despertaba la mami no tenía que levantarse sino que sólo estiraba los brazos, le daba de comer y cuando se dormía de vuelta para la cuna aunque muchísimas veces terminaba en la mitad de los papás... Cuándo cumplió 1 año decidimos que era tiempo de sacarlo del cuarto de los papás y que se fuera a dormir con su hermano, así que pusimos manos a la obra, los primeros días lloraba un poco y terminaba en la cama de mamá, pero aproximadamente a los 15 días ya empezó a dormir toda la noche en su cuna. El problema empezó cuando se tiro de la cuna por primera vez, subió una piernita por la baranda, se impulsó quién sabe cómo, subió la otra pierna y juaaass... al piso con el consiguiente susto de los padres y el hermano,pensamos que iba a quedar ahí, él se daría cuenta del peligro.. pero no... decidió que lo que había que hacer era afinar la táctica de bajada y subida de la cuna y lo consiguió...

Esto casi casi me causa un infarto porque a pesar de poderse subir y bajar, lo hacía a riesgo de romperse el cuello, por lo que tuvimos que tomar medidas categóricas... comprar cama y decirle adios a la linda cunita, compramos dos iguales, las armamos con ellos, se la mostramos, y él tan contento con su nueva cama... empezó a dormir ahí, pero muchas noches, estando profundamente dormida sentía una manito acariciandome la cara (se sabe subir y bajar muy bien de la cama) y diciendo que quería ahí mamá ahí (traducción: en la mitad de ustedes para que no puedan dormir más jua jua jua)... Después de unos quince días de hacer esto decidió que se ahorraba la ida a la cama de él, bajarse y venir así que se plantó en la mitad de nuestra cama... otra de las características de mi bebé es que le encanta tirarse en el piso y dormir ahí, no sé porque lo hace, esté donde este prefiere el piso a una buena, mullida y confortable cama, debe ser que es más cómodo...

Pronto mi rebelde hijo se cansó de destaparnos y no dejarnos dormir, así que en busca de su comodidad decidió directamente dormir en el piso, yo pacientemente, como buena madre que soy, lo dejaba y cuando veía que estaba bien dormido lo levantaba y lo ponía en la camita (en la de él o en la de nosotros)... pues él se despertaba, me miraba con ojos de "mamá, no entiendes que quiero mi piso", se bajaba y se volvía a acostar en su lugar favorito, el único problema es que en las noches puede llegar a una temperatura de 0°. Me armé de valor y tomé la siguiente opción, lo dejo dormir donde se le antoje pero lo tapo con una cobija, problema: despertaba helado y con mocos... Al borde de la desesperación y de un suicidio, sin más ideas, decidí hacer lo último medianamente sensato, le armé un "cambuche" al lado de mi cama, un colchón, buenas cobijas y desde entonces todos dormimos más o menos decentemente, aunque tenga que despertarme 4 ó 5 veces a taparlo ya puedo dormir medianamente bien... Así que mi hijo duerme como un niño de la calle pero se acabaron los mocos

4 comentarios:

Nuria dijo...

Es complicado cuando los peques se empeñan en hacer algo y no les puedes dejar porque su salud está en peligro.
Un besito

Annie74 dijo...

jajaja.. que gracioso tu hijo¡¡ me he reido.. apesar de lo mal que lo pasarias viendole dormir en el suelo frio.. pero el tio emperrado en que queria dormir en el piso¡
Que cosas se les ocurren ehh??
Que bien que ya duerman todos bien y tranquilos.

Cristina dijo...

Que risa con el ultimo apunte! Tu munequito duerme como un nino de la calle, jejeje. Asi, igualito, le paso a mi hermana. Ella durmio por mucho tiempo en la habitacion de mis padres, en una colchoneta que le pusieron cerca a la cama de ellos. No se porque nunca quiso su propia cama!!

La Maripili dijo...

dormir a los niños es uno de los temas más peliagudos que existen, eso y lo que llaman co-lecho. Yo lo tuve claro desde el principio, me despertaba y levantaba para darla de mamar y luego a su cuna, en mi cama si podía nada, tenía miedo de aplastarla.
Cuando me he separado, la niña intentó el co-lecho con 6 añazos ya! pero después de convencerme un par de veces, corté radical. Se meten en tu cama y ya no quieren salir! y el espacio vital de cada uno es básico.