martes, 19 de julio de 2011

Para un nuevo ángel, para Carolina...



De todas las entradas que he escrito, ésta me produce un dolor profundo, hace días que sabía que sucedería e incluso en algunos momentos le pedía a Dios que fuera pronto para que no sufriera más; pero hoy que ha sido el día que me han contado de su partida, siento una tristeza muy grande en mi corazón.

Sé que ahora es un ángel y que donde está, se encuentra disfrutando de toda la tranquilidad que no tuvo en esta tierra, que después de 7 años sufriendo todos los días, descansa como siempre lo mereció.

Carolina luchó cada día de su vida contra una enfermedad que no tiene compasión (la fibrosis quística) y lo hizo como la niña más valiente de todas... siempre con una sonrisa, siempre de buen humor y comiendo esos helados que tanto le gustaban, siempre feliz de ir al campo y disfrutar, siempre viendo a mi muñequito y saludando desde esa ventana de la cual ya no podía salir en los últimos días... por todo esto, siempre te recordaremos como una luchadora y como un ejemplo a seguir...

Y aunque Carolina descansó, sus padres comienzan una etapa igual o más difícil que su enfermedad (el duelo), el saber que ese pequeño ser al que tanto cuidaron y al que tanto amor dieron ya no estará más en sus vidas, ya no la verán sonreír, pero siempre siempre estará en sus corazones. Por eso desde aquí les digo que los llevo en mi corazón, que los acompaño en su dolor y que cualquier cosa que necesiten no duden en pedirlo, a veces, un hombro para llorar vale más que miles de pesos...



En estos momentos agradezco infinitamente a Dios las bendiciones que me ha dado, la salud de mis hijos y el verlos crecer bien, contentos y felices no tiene precio...

Adiós Carolina, que tu viaje al cielo sea el más feliz de todos y que esas alas que ahora tienes te protejan siempre... te extrañaremos!!

6 comentarios:

Nuria dijo...

Qué pena Andrea que a algunos niños y a algunos padres les toque sufrir tanto.
Como tú dices ahora Carolina está tranquila, ya ha dejado de sufrir, sus padres necesitarán mucha ayuda y estoy segura de que tú serás un buen apoyo.
Le has dedicado una entrada preciosa, que nos llega a todos al alma.
Mil besos

covadonga dijo...

Que pena que los niños tengan que sufrir...y esos padres...no puedo ni imaginar por lo que estaran pasando!!
Me ha gustado mucho el post...estoy llorando de emocion!!

muchas gracias por pasarte por mi blog.
yo tambien te seguire.

besos

Seco dijo...

La verdad que es bueno que alguien le dedique una entrada tan linda a un personita que se lo merece.
Obviamente no hay palabras para consolar el dolor de los padres ni nada similar.
Simplemente mandar buena energía desde donde está mi familia, a la suya, para que no se sientan solos en este nuevo camino que tienen que transitar.
Un beso Andrea, nos seguimos mutuamente.

Manuelita dijo...

Que lindas tus palabras, son como una oración que sin duda llegará al cielo para Carolina y para que Diosito consuele a sus padres.
Como dices tú...que bendición tener a nuestros hijos con salud, Gracias a Dios!

Andrea dijo...

Nuria:
Afortunadamente ya dejo de sufrir y ahora estará en algún lugar mejor como lo merece, ahora que sus padres.. están bastante tristes pero espero que puedan restablecerse pronto...

Covadonga: Creo que lo que siente un padre que pasa por esta situación es inimaginable hasta que no nos encontramos en una igual, por lo cual creo que lo único que queda es apoyarlos...

Seco: Gracias por tus palabras, la verdad es que el sufrimiento de los niños me desborda el corazón...

Manuelita: Que afortunadas somos que nuestros niños esten sanos... cuando estas cosas pasan es cuando más lo valoramos...

Tani dijo...

hacía mucho que no me pasaba por tu blog, Andrea, pero me quise poner al día con tu sitio y el de otras amigas y mira la noticia con la que me encuentro.
Como sea, espero que dejarte un abrazo fuerte y cariñoso sirva de algo para reconfortarte.

besos.